(RECURSOS) Las salinas (PARTE I)

Introducción:

A lo largo de la historia de la humanidad, la sal siempre a sido un recurso cotizado. Pues como muchos ya sabréis, la palabra “salario” es un derivado de esta.
En la primera parte de este artículo vamos a enfocarnos en las salinas de interior. Concretamente en cómo se obtenía la sal, como era el dia a dia de los salineros y la evolución que ha sufrido este proceso. Como ejemplo práctico real utilizaremos las salinas del valle salado de Añana.
En la segunda parte nos centraremos en el contexto fantástico que le podemos dar a las salinas en nuestro mundo de juego, dependiendo del grado de fantasía que queramos introducir.  

La obtención de la sal:
Las salinas de interior pueden tener varios orígenes y métodos de trabajo, los tres más comunes:

Minas de sal:
Las minas de sal suelen formarse al desecarse antiguos mares de alta salinidad (generalmente en el cenozoico) y con sus matices pueden funcionar más o menos igual que cualquier otra mina.

Evaporación marina:
La evaporación de agua de mar para la obtención de sal se viene dando desde el neolítico, actualmente poco más de la mitad de la producción mundial de sal se realiza con este sistema.

Manantiales salados:
Uno de los motivos que justifican la existencia de estos manantiales son los diapiros, que hacen que el agua de lluvia que se filtra por la superficie y atraviesa las capas de sal, vuelva a está con una salinidad diez veces superior a la del mar, en forma de manantial.
Es en este último caso (los manantiales) en el que nos vamos a centrar.

La Sal del neolítico a los romanos:
Tanto para el caso de los manantiales como para la evaporación marina, el proceso a seguir era el mismo.
En primer lugar se realizaban vasijas de barro, presumiblemente grandes que una vez endurecidas eran utilizadas para recoger el agua salada (o salmuera), posteriormente se llevaban al asentamiento y en esas mismas vasijas, junto al fuego se dejaba evaporar todo el agua. Una vez el agua se había evaporado se rompía la vasija y se extraía la sal compactada del fondo.
Este proceso tan largo y laborioso permaneció así hasta la llegada de la arquitectura romana.

La sal y los romanos:

Los romanos implementaron un sistema de producción de sal, que actualmente se sigue utilizando (aunque en menor medida ya que la industrialización es lo que tiene).

En primer lugar idearon un sistema de canales de madera para transportar el agua salada basado en el desnivel del terreno y así ahorrar tiempo y esfuerzo. Esos canales repartían el agua por pequeñas terrazas de muy poca profundidad de tal manera que fuera el propio sol, quien se encargará de evaporar el agua, sin necesidad de tener que fabricar vasijas o fuego, además de poder producir solo en los meses de verano sal para todo el año. (que gran pueblo los romanos)

Este sistema de terrazas supuso un gran avance puesto que el mismo número de personas, con menos esfuerzo y trabajo podía extraer mucha más cantidad de sal.

Los canales:
Foto de Akerraren Adarrak en dominio publico
Los canales de madera, no eran de madera solo porque fuera el material más accesible y fácil de sustituir en caso de desperfecto. Si no que también es el material más ideal. La piedra es muy problemática por su peso y trabajo, pero los metales son totalmente corroídos por la sal. La madera en cambio se endurece con el paso de agua salada, y se conserva en perfecto estado (En Añana hay canales de madera de más de 200 años que se conservan en mejor estado que algunos recientes). La sal que absorbe la hace resistente a las termitas u otros insectos por lo que esto tampoco es un problema.

La principal pega del sistema de canales sin bombeo es su caudal, en el caso que nos ocupa el caudal máximo es de 3 L / segundo. Que sin ser poco, es insuficiente para un largo sistema de canales y terrazas. Por lo que ya llegamos a la distribución de terrazas y agua.


Distribución de terrazas y turnos de agua:

Los canales tenían al lado de cada pozo un pequeño canal complementario tapado con barro. Cuando era el turno de agua del salinero este retiraba el barro del canal complementario y lo volvía a colocar en el canal principal, desviando así todo el agua a su pozo. Cuando acababa su turno de agua destapaba el canal y bloqueaba el acceso de agua a su pozo, para que de esta forma el siguiente salinero pudiera recoger su parte de agua. Cada salinero tenía asignados un número concreto de terrazas (una terraza tiene aproximadamente 4m x 3m, aunque no todas son iguales) y estas eran hereditarias. Pero claro, las terrazas de poco sirven si no tienes agua para ellas. Cada salinero además de las terrazas, tenía asignada una poza. Ya fuera cavada en el suelo o construida en piedra y barro por sus propias manos (o las manos de sus antepasados). En esta poza se almacenaba el agua que con la ayuda de un pequeño trabuquete (un cubo en un lado, una piedra en el otro) se distribuía entre las distintas terrazas. Pero claro, todo el mundo quería tener su pozo de agua lleno por lo que se establecieron los turnos de agua.
Foto de Akerraren Adarrak en dominio publico



El papel de la iglesia:

Con el paso del tiempo y la llegada de la iglesia esta comenzó a formar parte del dia a dia de los salineros, cada media hora la iglesia hacía sonar las campanas, indicando que el turno de agua había cambiado. Evitando así conflictos y asegurando un reparto más justo de los turnos de agua, en cambio, la iglesia adquiere la propiedad de algunas terrazas con su correspondiente turno de agua. Que también pasó a ser hereditario.

El trabajo en las terrazas:

Bien, ahora que el salinero ya tiene el pozo lleno, le toca distribuir el agua entre sus terrazas con ayuda del trabuquete, la cantidad de agua a repartir en cada pozo era bien sencilla, rellenar hasta que te tape el dedo gordo del pie. Una vez rellenadas las terrazas solo quedaba esperar a que el sol comenzase a hacer su trabajo.

Pasadas las horas y con el sol reflejando sobre el agua el proceso natural comienza su curso, pero el salinero no puede despistarse. Cuando los brillos multicolor empiezan a aparecer sobre la superficie es hora de trabajar, esto indica que la sal a empezado a cristalizarse sobre el fondo. Cosa que no interesa ya que luego cuesta mucho de retirar. En ese momento el salinero con ayuda de una pala/rasqueta comienza a remover bien todo el agua especialmente el fondo, rascando y girando para desincrustar todo bien antes de que se empiece a endurecer. Tras esto otra vez descanso.

Si el paso anterior se ha realizado meticulosamente, sobre la superficie del agua comienzan a flotar los cristales más ligeros y el mineral más grueso se queda en el fondo, como si de arena se tratase. Con el paso de las horas estos cristales flotantes se solidifican formando las flores de sal, frágiles, de poco peso pero muy valoradas por nobles y amantes de la buena cocina.

Tras retirar cuidadosamente las flores de sal el salinero removerá las aguas ocasionalmente para evitar la incrustación he ir amontonando la sal en una montañita según el agua se va evaporando hasta tener todo el pozo seco y una buena montaña de sal.

¿Y después?:

Todos estos trabajos hasta ahora descritos se realizan durante los meses calurosos del año, el resto de meses no todo era descanso, era el momento de poner a punto el suelo de las terrazas, rascar los laterales de los pozos y las terrazas, para evitar perder capacidad de agua, realizar arreglos en el almacén, preparar herramientas para la siguiente temporada (romper un rascador a media temporada y no tener repuesto podría significar perder varios días de trabajo y por ende muchos kilos de sal)

Flora y fauna:
Las salinas suelen tener una flora cercana adaptada a entornos salinos, no hay más que ir a la playa para hacernos a la idea que clase de flora podríamos encontrar, principalmente juncos y plantas similares.

Fuente: wikipedia

Es más curioso el caso de la fauna, pues en el caso de Añana tienen un pequeño crustáceo, único en España llamado Artemia parthenogenetica que es todo un caso en sí mismo.

Y hasta aquí la primera parte del artículo. En la segunda parte hablaremos de cómo volcar todo esta información en nuestros mundos de fantasía con un ejemplo


1 comentario:

  1. Muy interesante, de fácil lectura. no se si lo usare en el rol pero aprendí como producir sal. jajaja. gracias por la info.

    ResponderEliminar