Engendros del RetroRol: Sanadores de Rolemaster

8:30 0 Comentarios

En estos tiempos en los que vivimos una mitificación de los juegos de rol viejunos gracias a una perspectiva bañada en la nostalgia, olvidamos que el rol de antaño está salpicado por pequeños engendros fruto de una época en la que conceptos como mecánicas equilibradas y reglas bien temperadas no estaban para nada a la orden del día.

Uno de los casos que más me llama la atención es el de la proliferación de chorriclases o chorriprofesiones, como el Dandy o el Payaso en D&D, que añadían un toque de color a los manuales básicos una vez que estos se habían popularizado (si os interesa profundizar en el tema, os recomiendo este artículo). Pero, a veces, en los propios manuales básicos se colaban arquetipos de PJ que escondían tras una máscara de originalidad su verdadera condición de engendro. Entre los primeros puestos del ranking nos encontramos con el Healer o Sanador de Rolemaster, una de las 19 profesiones básicas disponibles en Character Law / Campaign Law. Cito textualmente:

Los sanadores canalizan poder para absorber las heridas de otros y luego utilizan los enormes poderes de recuperación de su cuerpo para curarse las heridas absorbidas. Son hechiceros puros de la Canalización que se han concentrado en hechizos de autocuración y en la habilidad de absorber las heridas de otros sobre su cuerpo. Así, un Sanador cura una enfermedad a una persona trasladándosela a sí mismo y luego curándosela gradualmente.
Un Sanador practicando su magia

Espera un momento... ¿Quiéres decir que si en un combate típico de Rolemaster pierdo una mano, el ojo y me quitan un porrón de PV, el Sanador absorbe todas las hostias y yo vuelvo a estar listo como un pincel? Sí, correcto. ¡Celebrémoslo con unas circuncisiones masivas!

En serio... ¿Es que nadie ve el tremendo error de todo esto? Por si fuera poco, en el Spell Law nos lo aclaran aún más, en la explicación de su lista de sortilegios principal: Artes de la Transferencia.Si os parece bien, vamos a ir citando el texto original en cursiva, al que añadiré comentarios entre paréntesis:

[...] Esta lista de hechizos está dedicada por completo a que el Sanador pueda realizar la transferencia hacia si mismo de las heridas sufridas por otros personajes (creo que nos lo repiten tantas veces para que nos quede claro que no es una errata). Esta lista no está formada por hechizos concretos, sino que su utilización viene determinada por las otras cinco listas (vamos, que para ser útil, el Sanador tiene que gastarse puntos de desarrollo con alegría para conseguir las seis listas básicas de hechizos, porque si no va a ser más pringado todavía). Para poder transferir una cantidad cualquiera de heridas de un único blanco, el Sanador debe establecer cuál es la herida más seria. Si el sanador lo desea, todas las demás heridas son también transmitidas a su cuerpo a razón de una por asalto (la duda que nos asalta es: ¿el sanador sufre con la transferencia? Porque si está intentando curar una emasculación, tiene que escocer un rato largo...).

Si el sanador no dispone de suficientes puntos de poder como para curarse de sus heridas, entra en coma y cada ocho horas regenerará todos sus PPs hasta que todas sus heridas hayan curado (¡Jo, que suerte! El sanador no muere por las heridas, solo entra en coma... Y todo el mundo sabe lo emocionante que es interpretar a un PJ en coma durante una partida... ¡Gracias Rolemaster!).

Pero no se vayan todavía... ¡aún hay más! Cada hechizo de curación tiene asociado un tiempo de convalecencia de (aproximadamente) 1-10 horas, que es el tiempo que tarda en tener un efecto real. Resumiendo, que tras un combate complicado, que el Sanador absorba las heridas de todo quisqui y luego lo dejamos tirado en una cuneta tapado con una manta y ya volveremos a por él en unos días. Total, no se puede morir... ¿no?

En fin, que nos encontramos ante un engendro que no hay por dónde cogerlo. Es que ni siquiera funciona sobre el papel. ¿Se tratará de un desliz de los creadores de Rolemaster? ¿Es una especie de broma, un reto por superar la idiosincrasia del Scout de Traveler? No lo sabemos, y dudamos de que algún día lo sepamos. Lo que nos lleva a la inevitable pregunta de: ¿alguien llegó a jugar con un Sanador?

Si conocéis a alguien, estaremos encantados de conocerle, porque tenemos un forúnculo en el perineo que necesita ser transferido a la voz de ya...

0 comentarios: